Algo a saber de las grasas

Las Grasas

Es sabido que las grasas son algunos de los nutrientes cuya ingesta debemos cuidar si estamos pensando en bajar de peso. Sin embargo, es de vital importancia recordar cuáles son las principales funciones de las grasas, ya que su eliminación total no es aconsejable en ninguna dieta. Siempre será  necesario cubrir una mínima cuota de ácidos grasos esenciales para el organismo.

Las grasas se encuentran en sus diferentes formas en los alimentos de origen animal  (leche, queso, huevo, cremas, manteca, chocolates, carnes, fiambres)  y en alimentos que no son de origen animal (galletitas, algunos panes, margarinas, aceites vegetales, etc.). En este último grupo se encuentran los aceites de semillas: aceites de girasol, maíz, oliva, uva, soja, que tienen un importante papel en la alimentación humana.

Los aceites de semilla contienen muy bajo contenido de grasas saturadas (que son grasas no tan buenas) y un buen porcentaje de grasas mono-insaturadas y poli-insaturadas (grasas buenas). También una importante cantidad de vitamina E, valioso antioxidante y preventivo de la formación de radicales libres (sustancias que en pequeñas cantidades son dañinas a nivel de la membrana celular). A su vez la vitamina E interviene en la visión y las características de la piel.

Las grasas saturadas se encuentran en mayor cantidad en los alimentos de origen animal. Podemos excluir de este grupo a los pescados, porque contienen  una importante cantidad de grasas mono y poli-insaturadas.

Entonces, pese a tener un muy importante valor calórico, los aceites de semilla deben considerarse como alimentos indispensables porque:

  • Son el vehículo para transportar las vitaminas liposolubles A, D y E.
  • Si se restringen a cantidades muy bajas pueden disminuir las enzimas pancreáticas.
  • Los ácidos insaturados (los del aceite) son un buen estimulante del sistema inmunológico.
  • Los ácidos grasos mono y  poli-insaturados (los del aceite) son beneficiosos por que diminuyen la formación de colesterol.

Atención: los ácidos grasos saturados sí deben disminuirse, porque favorecen la formación de colesterol

Consulte con un profesional cuál es la mínima cantidad de aceites de semilla que su organismo necesita y dónde puede encontrarse cada uno de ellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú