Enfermedad del Higado Graso No Alcohólico: una realidad creciente

Es la causa más común de enfermedad hepática crónica en el mundo occidental, afecta cerca de un tercio de la población. Compromete a más del 20% de los adultos y al 5% de los niños, mientras que dos tercios de los obesos adultos y la mitad de los niños obesos podrían padecerla sin saberlo.

La Enfermedad del Higado Graso No Alcohólico se desarrolla en asociación con la Diabetes Tipo 2 y la obesidad. Otros factores involucrados en su desarrollo son la Dislipemia, la hipertensión arterial y enfermedad tiroidea, ya que conducen a eventos cardiovasculares. La enfermedad del hígado graso no alcohólico expresa un componente del síndrome metabólico.

El mecanismo patogénico es la resistencia a la insulina, el estrés oxidativo entendido como un disbalance entre sustancias prooxidantes y antioxidantes,  la muerte celular programada y la participación de sustancias llamadas adipokinas, en presencia de grasa dentro de la célula hepática y en ausencia de consumo de alcohol, es decir ante una ingesta menor a 30 gramos de alcohol por día.

La mayoría de los individuos no presentan síntomas y su exámen físico es normal. En algunos casos pueden manifestar dolor abdominal y/o fatiga.

El Diagnóstico

El diagnóstico se sospecha en aquellos que presentan sobrepeso, obesidad y elevación de enzimas hepáticas.  Entre los estudios por imagen, la ecografía describe muy bien la infiltración grasa del hígado. Siempre se deberá descartar el consumo de alcohol, ciertos medicamentos, hepatitis autoinmune y hepatitis virales. La biopsia hepática permite llegar al diagnóstico de certeza.

Puede variar desde simple grasa en el hígado o una Esteatosis hasta una Esteatohepatitis o Cirrosis, con el consiguiente aumento de la mortalidad. En general el pronóstico para la esteatosis es bueno: el tratamiento consiste en modificar los hábitos alimentarios, lograr una adecuada pérdida de peso, hacer actividad física y seguir el tratamiento para cada uno de los componentes del síndrome metabólico.

Es importante destacar el papel de la prevención de la obesidad desde la infancia y la adolescencia, ya que hoy en día los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo son factores que favorecen el inicio de esta patología.

1 Comentario. Leave new

  • horacio hector españon
    02/06/2013 09:48

    en mi experiencia personal con este malestar q m aqueja lo unico q m ayudo es tmar Framitrol (resveratrol ) complemento dietario q es fabricado con los componentes de la uva lo recomiendo y cuidarme en las comidas……….

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú