Protegiéndonos del sol

Nos acercamos a los meses de mayor radiación solar, y es el momento de algunas recomendaciones para prevenir efectos indeseables de las mismas. ¿Por qué debemos protegernos del sol ? Porque si bien el bronceado es una respuesta de autoprotección frente a la radiación solar, un exceso de exposición conlleva el riesgo inmediato de quemadura solar y en el largo plazo tiene efectos de envejecimiento precoz, arrugas, elastosis y cáncer de piel.

Las radiaciones ultravioletas se dividen en ultravioletas A (UVA) y ultravioletas B (UVB). Las UVA son las causantes de la mayoría de los efectos a largo plazo, como el envejecimiento y cáncer de piel. Las UVB son responsables del eritema y de las quemaduras solares.

Factores de radiación solar que hay que tener en cuenta

  • La hora del día.  Hay mayor radiación solar entre las 10 y las 16 horas.
  • La altitud. El riesgo de quemadura aumenta con la altura. Cada 300 metros aumenta 4% el poder de producir eritema.
  • La estación del año.  En verano las radiaciones solares nos llegan con toda su energía.
  • En un día nublado también hay riesgo de quemadura: el 90% de las radiaciones UV son capaces de atravesar las nubes.
  • La nieve refleja la radiación solar en un 80% y la arena en un 25%

Consejos prácticos

  • Use protección solar de acuerdo a su tipo de piel.
  • Tome agua abundante, antes, durante y después de la exposición solar.
  • Use protector resistente al agua si realiza actividades laborales o deportivas al aire libre que produzcan sudoración.
  • Use gorro.
  • Antes de exponerse al sol evite el uso de perfumes o lociones para después de afeitarse, porque corre el riesgo de mancharse.
  • No olvide colocar protector en la nuca, ingles, orejas y labios.
  • Los niños no deben exponerse al sol hasta el año de edad.
  • Es importante que el protector solar se aplique:
    1. En casa.
    2. Sobre piel limpia y seca.
    3. 30 minutos antes de la exposición.
    4. En cantidad suficiente.
    5. Renovarlo cada 2 hs.

Hace unos 30 años estar bronceado era sinónimo de salud o de estar “en onda”. Hoy existen las camas solares, que producen los mismos efectos, aunque en Europa ya se está modificando esta situación.

Tumores malignos de piel de menor a mayor gravedad

  • Epitelioma basocelular
  • Epitelioma epidermoide
  • Melanoma

Auto-examen de piel

El cáncer de piel es curable si es tomado a tiempo. El auto-examen regular de la piel, 2 o 3 veces por año, es indispensable para el diagnóstico precoz. Este auto-examen tiene tres pasos:

  1. Frente al espejo mirarse el rostro, las orejas y el cuero cabelludo. Revisar axilas, pecho, abdomen, brazos y palmas de manos.
  2. De espaldas a un espejo de pared, mirarse la nuca, los hombros, la espalda, detrás de las orejas, los glúteos y la parte posterior de los muslos y de las piernas.
  3. Sentado, observarse la parte anterior de los muslos, las piernas y los pies, incluyendo la planta y las uñas. También los genitales con la ayuda de otro espejo.

Indicadores de alarma

  • Cualquier “granito” que no cicatriza.
  • Cualquier mancha que aparece.
  • La aparición de un lunar nuevo.
  • Si hay modificaciones en lunares ya existentes, tales como:
    • Cambio de color.
    • Más de un color en un lunar.
    • Cambio de bordes.
    • Sangrado.
    • Aumento de tamaño.
    • Picazón.
    • Inflamación.
    • Endurecimiento.

Estemos atentos: si aparecen algunos de éstos cambios, hay que consultar al dermatólogo.

Si observamos estos cuidados y usamos correctamente el protector solar, podremos disfrutar del sol.

Protegiéndonos del sol 1

1 Comentario. Leave new

  • cassandra soto
    15/03/2013 00:55

    me sirvió demasiado esta información, encerio que si se los agradezco, gracias. (: buen dia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú